EL HOMBRECITO DEL AZULEJO PDF

Uno de ellos, el doctor Ignacio Pirovano, es alto, de facciones resueltamente esculpidas. Tiene que pasar esta noche Hay que esperar Y salen en silencio. Cierran la puerta de calle sin ruido y sus pasos se apagan en la noche. El hombrecito del azulejo es un ser singular.

Author:Douzragore Yolkree
Country:Brazil
Language:English (Spanish)
Genre:Career
Published (Last):8 May 2008
Pages:100
PDF File Size:4.61 Mb
ePub File Size:19.73 Mb
ISBN:958-7-42879-447-9
Downloads:62181
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shakaktilar



Uno de ellos, el doctor Ignacio Pirovano, es alto, de facciones resueltamente esculpidas. Tiene que pasar esta noche… Hay que esperar… Y salen en silencio. Cierran la puerta de calle sin ruido y sus pasos se apagan en la noche. El hombrecito del azulejo es un ser singular. Le dio un nombre. Ya lo declararon al salir los doctores de barba rubia. Y la Muerte espera en el brocal. Y ve que la Muerte bosteza. Ni un rumor se oye en la casa. El hombrecito da un paso y abandona su cuadrado refugio.

Entonces advierte a sus pies al enano del azulejo, que se ha quitado el bonete y hace una reverencia de Francia. A cada visita suya, los que pueden verla -los gatos, los perros, los ratones- huyen vertiginosamente o enloquecen la cuadra con sus ladridos, sus chillidos y su agorero maullar.

Pero esta vez no. Esta vez las cosas acontecen en forma desconcertante. La Muerte consulta el reloj. Faltan cuarenta y cinco minutos. Faltan treinta y tres minutos. Y habla y habla. Hay desgarradas banderas con leopardos y flores de lis, que cuelgan de la cancela criolla; hay escudos partidos junto al brocal y yelmos rotos junto a las rejas, en el aldeano sopor de Buenos Aires, porque Martinito narra tan bien que no olvida pormenores.

De un brinco se para en la mitad del patio, y se desespera. El doctor Pirovano y el doctor Wilde se sientan a la cabecera del enfermo. Nadie sabe nada. Revolucionan las habitaciones, en pos de un indicio, sin hallarlo. Daniel llora sin cesar. Se aproxima al brocal del aljibe, llorando, llorando, y logra encaramarse y asomarse a su interior. Los muchachos de la cuadra acuden.

GATELESS BARRIER PDF

El hombrecito del azulejo

.

CURSO DE GASFITERIA PDF

El hombrecito del Azulejo

.

Related Articles